BLACKADDER

Cuando hablamos de Rowan Atkinson, a la gran mayoría le viene a la mente de manera inmediata, la serie MR. BEAN, su personaje más famoso, cuyo éxito lo ha convertido en un icono cultural, con serie de dibujos animados y todo. Pero a mí, cuando oigo o leo sobre Atkinson, el primer recuerdo que me asalta es el del actor embutido en unas coloridas mallas inmerso en un escenario medieval.

Sí, THE BLACK ADDER, LA VÍBORA NEGRA o L’ESCURÇÓ NEGRE (que es como la conocí, emitida en la TV3 catalana cuando se podía ver en territorio valenciano) es la obra con la que más identifico a su protagonista. Vista hoy de nuevo, disponible en la plataforma FILMIN (por favor, más series clásicas, que ustedes sí saben de esto) sigue aguantando perfectamente el tipo y arranca sonrisas y carcajadas en sus cuatro breves temporadas.

La primera temporada está ambientada en la Inglaterra medieval (The Black Adder), la segunda en la época isabelina (Blackadder II), la tercera en el periodo de la regencia de Jorge IV (Blackadder The Third) y la cuarta y última, se desarrolla durante la 1ª Guerra Mundial (Blackadder Goes Forth).

Todas ellas son magníficas, pero en mi opinión, la creación de Atkinson y Richard Curtis (a los que más tarde se sumaría Ben Elton a los guiones), tras una primera algo más floja (sin desmerecerla para nada), despega en su segunda temporada y no deja de elevarse, hasta alcanzar un glorioso nivel.

Junto a Atkinson, hay que destacar a su fiel sirviente Baldrick, un maravilloso Tony Robinson, encarnando a un personaje entrañable y repugnante a un tiempo. Acompañando a ambos, podemos disfrutar del trabajo de un excepcional elenco de intérpretes, con algunas de las figuras más relevantes de la comedia británica: Stephen Fry, Hugh Laurie (con personajes bastante alejados de su atractivo Dr. House), Miranda Richardson más alocada que nunca, Tim McInnerny que está estupendo (Captain Darling!!) o, de manera más episódica, a Brian Blessed, Patsy Byrne o, palabras mayores, Adrian Edmonson y Rik Mayall (ELS JOVES o LA PAREJA BASURA).

Todo un placer para disfrutar de una inteligente y ácida comedia, con su punto escatológico, que está a la altura, si no por encima, de la celebérrima BEAN.

ANIMES, LA ¿NUEVA? MODA

Es verdad que los animes (dibujos animados japoneses) y el manga (tebeos japos) están viviendo un momento muy dulce y causan verdadera devoción entre la chavalada (y la «chavalada» más talludita). Títulos como TOKYO REVENGERS, MY HERO ACADEMIA O ATAQUE A LOS TITANES lo petan, y como a los chicolincitos les gusta tanto, pues a más de uno me he enganchado yo también. Como en botica, los hay mejores y peores, pero están aquí y para quedarse.

Pero ojo! Muchos padres que ahora reniegan o ponen el grito en el cielo contra los dichosos dibujitos japoneses, no recuerdan o no quieren recordar, que también hace unos cuantos años, hubo anime en la (sí, «la», pequeños míos, sólo había una TVE… ok, boomer!!) televisión y los viejunos de hoy, estuvimos tanto o más enganchados a aquellas míticas series. Y no, no podéis negarlo, bandarras!

Cuáles fueron tus series favoritas en la infancia/juventud, sr. mayor?

Sigues viendo series de dibujos? Algún anime?

Jóvenes padawan animeros otakus, cuáles son vuestros animes actuales favoritos?

Conocéis alguno de los clásicos? Algún papi o mami os dio la chapa para que los viérais?

Comentad, malditos.

LOS PACIENTES DEL DOCTOR GARCÍA de Claudio Stassi

Las buenas personas regalan tebeos. Eso es así. Bueno, imagino que recibir algún fajo de billetes de 50 euros, tampoco estaría nada mal (de esas buenas personas todavía no me ha tocado ninguna), pero insisto, quién regala un buen tebeo es una persona cabal y de provecho.

Si hace unos días recibí el regalo del tomo SHIELD de la Marvel (gracias, Vicente!), hoy toca hablar del regalo de la sangre de mi sangre, mi querida/odiada hermana mayor (gràcies, mana!), LOS PACIENTES DEL DOCTOR GARCÍA, la impresionante adaptación que se ha marcado el autor Claudio Stassi, de la novela de Almudena Grandes.

Si siempre es una labor peliaguda, arriesgada y laboriosa el adaptar una obra de un medio a otro, mucho más en este caso, donde el autor muestra una gran habilidad y destreza para sintetizar la extensa novela de la escritora, manteniendo la esencia, a pesar de la obligación de tener que eliminar o abreviar ciertos pasajes. Y es que Stassi ya tiene tablas, y venía de hacer lo propio con otras grandes novelas de nuestra narrativa: NADA de Carmen Laforet y LA CIUDAD DE LOS PRODIGIOS de Eduardo Mendoza. Un autor versátil que adopta diferentes estilos, siempre con éxito y acierto, y que realiza un enorme trabajo que seguro hubiera agradado a la maravillosa Almudena Grandes. Un buen homenaje y una buena manera de acercarse y/o regresar a su obra, a la vez que disfrutar de un estupendo tebeo con un sobresaliente nivel gráfico.

Grande entre las Grandes!

AQUELLOS QUE DESEAN MI MUERTE (Those Who Wish Me Dead, 2021) de Taylor Sheridan

Bueno, pues la muerte no, que tampoco es para tanto, pero a lo mejor una buena colleja si les desearía a los responsables de este bodriete flamígero, firmado por un Taylor Sheridan que tiene a sus espaldas un trabajo excepcional como guionista (COMANCHERIA, SICARIO I y II) y alguna que otra peli más que correcta (esta vez cambiando fuego por nieve) como WIND RIVER, pero aquí desde luego no logra brillar (festival del humor).

AQUELLOS QUE DESEAN MI MUERTE es un telefilm plano y anodino que cuenta con (casi) todos los tópicos posibles en este tipo de productos: niño repelente testigo de crimen, heroína que ha de redimirse por sus errores pasados que hacen que viva amargada (una correcta Angelina Jolie pero sin excesos tampoco), bomberos cincuentones comportándose como adolescentes, asesinos de agencia maléfica sin ningún tipo de escrúpulo cortaditos de una pieza (es soso Nicholas Hoult y el desaprovechado, desde THE WIRE Aidan Gillen), el sheriff chuleta (un cada vez más insoportable John Bernthal, al que sus propios tics le van devorando a sí mismo…

A todo este repertorio de situaciones y personajes vacíos y carentes totalmente de interés, se suma una realización mediocre que no consigue suspense ni por la parte de los exterminadores ni por la del fuego letal que amenaza todo el bosque. Ni siquiera luce unas escenas mínimamente espectaculares por las que valga la pena.

Así que, sólo por si no tienes nada más que hacer, ver o leer, para pasar un rato o pillarle el punto a la siesta mientras echas un cigarro. Eso sí, ojo con la colilla.

Resumen: castaña (asada, eso sí) pilonga.

No recuerdo si a Bernthal se lo comían los zombies en TWD, pero si fue así, mal lo pasarían los pobres, porque menudo filete de nervios!! Demasiado histriónico para mí.

NOCHE DE DIFUNTOS DEL 38 de Manuel Martín Ferreras

Tengo la santa manía de leer, siempre que hay una adaptación al cine, la obra literaria en la que se basa. Es una especie de obsesión compulsiva difícil de evitar. En ocasiones, como la que tenemos aquí, lo que sucede es que veo una película y me entero después, a traición, de que estaba basada en un libro. Mi frágil salud mental sufre un pequeño colapso, pero suelo lograr seguir con mi vida obviando, normalmente, la lectura posterior.

Pero en algún caso excepcional, como el que nos ocupa, me pica la curiosidad y me decido a recuperarla. MALNAZIDOS es un divertida película de zombies española con la que me lo pasé bastante bien (hay una reseña de la peli en este mismo blog), y tras leer que había bastante diferencia entre original y adaptación, pillé el libro de Manuel Martín y me puse a devorarlo (festival del humor).

En realidad, tampoco una obra dista tanto de la obra. Hay cambios, eso sí, pero los lógicos en cualquier adaptación cinematográfica, que para nada traiciona o modifica demasiado lo que quiso contar el autor en su libro. Algún personaje añadido en la película (un buen personaje, añado yo, el de la monja Sor Flor) y algunos pasajes distintos o tratados de forma dirente, pero básicamente, pienso que plasmaron de manera más que correcta el trepidante libro de Martín.

Aún así, en NOCHE DE DIFUNTOS DEL 38 encontrarás suficientes ingredientes y diferencias para gozar de su lectura aunque ya hayas visto el film. Sin ir más lejos, un final que a mí personalmente me gustó mucho más que el de la película, así como la pericia y el talento del autor para mantener la tensión en cada página consiguiendo que se lea casi de tirón. Yo lo hice, superé mi pseudoTOC y no me arrepiento para nada, más bien al contrario, por haber podido disfrutar de ambas obras. Muy entretenida novela y completamente complementaria con su versión en cine.

Esmorzador en sèrie: Café Bar CHIA CHIO en Alboraia

Esmorzaret a prop de casa, hui hem anat a tastar el Café Bar CHIA CHIO a la plaça del Carme del poble d’Alboraia, famós per la seua orxata i fartons (per a mi, quasi tan cesessaris com el pa i l’aigua), però que amaga també bons llocs per a menjar un bon entrepà.

De gasto, unes olivetes correntetes (s’agrairia una varietat amb un poc més de gràcia, més tenint el mercat darrere amb unes parades del més surtides) però que no estaven malament i cacaus. Reconec que jo continue preferent els cacaus amb corfa, i a poder ser de la terra, que els fregidets peladets de bossa. Cervesa molt fresca, com m’agrada encara que estiga nevant, però (no sé si era només aquest dia per alguna raó) no tenien cervesa de barril.

Entrepans:

Un de magre amb tomata fregida i creïlles. La carn i la tomata estaven molt bones i les creïlles casolanes, res de bossa congelada. Punt positiu!

L’altre de llom, béicon i creïlles també sense cap salsa. El mateix, la carn saborosa i ben cuinada.

El pa cruixent i amb sabor, i el cremaet només correctet. Un bon esmorzar, però que podria millorar molt amb alguns xicotets canvis referents al que hem nomenat abans. Bé, podria millorar per a mi, que ja saber que ací no volem sentar càtedra, només donar una opinió! Però en conjunt, un bon lloc per esmorzar però sense excessos. 12 euros en total.

EL FIN DE SHEILA (The Last of Sheila, 1973) de Herbert Ross

Un peculiar y curioso film de misterio, un «whodunit» de libro (término que hace referencia a las tramas en las que hay que resolver y descubrir quién ha cometido un crimen, hecho que se revela al final, de manera sorpresiva, o al menos se intenta) que vuelve a estar en pleno apogeo y es tendencia estos últimos tiempos, debido a films como los de las nuevas aventuras de Poirot o, sobre todo, por las exitosas pelis de PUÑALES POR LA ESPALDA (de la que su segunda entrega, de la GLASS ONION, debe y bebe muuuucho de la película que nos ocupa, y si no, comprobadlo vosotros mismos. La tenéis disponible en Filmin)Ryan Johnson, por lo visto es un fan e incluso, Stephen Sondheim, uno de los guionistas de SHEILA realiza un cameo en su última peli cebollera).

Coburn tenía la jeta perfecta para interpretar cabroncetes con retorcido sentido del humor

EL FIN DE SHEILA, como también es habitual en este tipo de productos, tiene un lujoso reparto que incluye al magnífico James Coburn, Richard Benjamin (para cuándo LA ESCOBA ESPACIAL en plataformas?) actor y director, Raquel Welch (ya se decía la frase aquella de que «ojalá me tocara la primitiva» cuando ni siquiera existía esa lotería), Dyan Cannon, un jovencito Ian MacShane, actor que me encanta (aunque tras verlo aquí y en ESPACIO 1999, hay que reconocer que mejoró y mucho con los años) o el siempre fabuloso, James Mason (que terminó, al parecer como gran parte del elenco, hasta las narices de la señora cavernícola, Raquel Welch, que por lo visto no tiene rodaje en el que hay tenido buen rollo).

Otra de sus curiosidades es que, junto al ya citado Sondheim, el guión está co-escrito por Anthony Perkins! Que de asesinatos sabía un rato (a su pesar, el pobre, un buen actor que quedó marcado de manera irremediable por su papel en PSICOSIS).

Qué le pasaba a esta mujer que todos echan pestes de ella en los rodajes?

La cinta tiene su punto y tiene situaciones ciertamente sugerentes, aunque también sus defectos, con alguna que otra reacción poco creíble y alguna trampilla, típica en esta clase de productos), así como una aparente previsibilidad que, para mí al menos, se resuelve y eleva el listón con los últimos giros finales. Final que me gusta y que remonta cierta bajona para dejarte con una (siniestra) sonrisa en la boca. Echadle un vistado y comentad más abajo!

«Un multimillonario viudo (Coburn) que perdió a su esposa en la última fiesta que montó, a la que atropellaron y cuyo conductor se dio a la fuga, invita a un grupo de amigos, y asistentes a aquella fiesta mortal, a disfrutar de un viaje en su lujoso yate, donde participarán en un extravagante juego en el que cada uno interpretará un papel y en el que deberán averiguar la identidad del que interprete a un asesino»

Ay, qué alegría! Qué bien le vamos a pasar, payo!

Hoy en Videoclub Mierder: LA CASA DE LAS SOMBRAS DEL PASADO

HOUSE OF THE LONG SHADOWS (1983) de Pete Walker, es una mediocre cinta de misterio, producida por la mítica CANON, a caballo entre el terror y la comedia, pero que descabalga de manera estrepitosa sin encontrar el tono de una cosa ni de la otra, además de contar con una realización plana sin ningún atisbo de la menor brillantez. El único aliciente, que quizá no sea poco, es el de disfrutar de cuatro leyendas del género como son John Carradine, Peter Cushing, Christopher Lee y Vincent Price trabajando juntos a los que siempre es una gozada ver (aunque reconozco que mi venerado Cushing parece estar un poco por debajo de su nivel habitual). También participa el actor Richard Todd, que en su día también gozó de cierto éxito.

Mareee, cuánto talento junto!!!

Entre estos monstruos del cine, pulula un anodino Desi Arnaz Jr. de garrulo estilismo, como protagonista del film, acompañado de la bellísima, aunque sosita, Julie Peasgood. Si el talento de Arnaz Jr. no es demasiado remarcable (*eufemismo alert*), contrastarlo con semejantes compañeros de reparto, aunque no estén en su mejor momento o den lo mejor de sí, es una mala pasada para el pobre hombre.

Previsible y mínimamente entretenida, si se ve con cariño, tampoco resulta tan horrible e incluso puede disfrutarse a ratos. Para fans.

Tú no! Quita, bicho!